9:43

Los hombres y el metro

Es bien sabido que en el metro de la Ciudad de México hay vagones exclusivos para mujeres. Los vagones asignados son los dos primeros y para dividir el área hay una línea pintada en el piso y un letrero con la leyenda “Exclusivo mujeres y niños menores de 12 años”. En algunas estaciones, las más concurridas, hasta hay valla y policía.

Esta medida lleva años en el DF, no es nueva… La cuestión es que, curiosamente, los hombres (y me refiero al género masculino) parecen ¡no estar enterados! Tanto así que si no está un policía cerca abordan los vagones para mujeres sin recato alguno.

Las mujeres, mientras viajamos en el enorme gusano naranja, hemos desarrollado varias teorías al respecto, tales como:
1. No saben leer. Pobres incultos hombres que no son capaces de leer el enorme letrero que dice “Exclusivo mujeres y niños menores de 12 años” y por eso NUNCA se enteraron de que no deben pasar.
2. Son ciegos/sordos o ambos. Obvio, por eso ni leen ni se dan cuenta que están rodeados de mujeres ni escuchan cuando las chicas “amablemente” les indican que es vagón de mujeres. O si se dan cuenta, tal vez creen que es normal, ya que –según las estadísticas– en México somos más mujeres que hombres.
3. Son transexuales. Sí, a los desgraciados este tipo de medidas los pone en crisis porque ellos aseguran que son mujeres atrapadas en el cuerpo de un hombre.
4. Son homosexuales. Y temen que un hombre les falte al respeto (porque eso sí, gays pero no locas facilotas).
5. Carecen de educación. Por lo tanto es necesario que un policía regule su conducta y cuando no ven a un policía en el área dan por hecho que está permitido.
6. Les vale madre/machistas plenos. Así de simple. Por qué un pinche grupo de viejas pendejas les va a prohibir subirse al vagón que ellos quieran.

En fin, teorías hay muchas, lo cierto es que en México lo que falta es educación y cultura cívica. Muchos hombres se quejan de “discriminación” y, hasta cierto punto, tienen razón, pues visto desde una perspectiva general lo sería, sin embargo, en nuestro país estas medidas drásticas son necesarias ya que por cada hombre que respeta a una mujer 20 no lo hacen.

Es entendible su disgusto y su queja, pero los invito a vivir acosados 24 horas al día 365 días al año para que entiendan a qué nos enfrentamos las mujeres mexicanas. Es muy fácil hablar y ponerte flamenco cuando no has sido víctima de abuso, quisiera ver si opinarían lo mismo si la situación fuera al revés. Además, ¿en qué les afecta? Tienen como 7 vagones para ellos, no se les prohíbe el servicio ni nada por el estilo, tampoco se trata de darle a la mujer trato preferencial, no, es simplemente una medida para que, poco a poco, la población vaya siendo educada y dejen de tratarnos como objetos.

Antes de que se implementaran estas medidas de seguridad subir al metro era la muerte, pues no sólo salías manoseada (eso era lo leve), había casos hasta de violaciones. Sin contar la arrimada de “camarón”, los susurros obscenos y las miradas perdidas en las tetas. Y eso era sólo en el metro, al salir bueno… enfrentarse a los continuos “mamacita”, “qué chichotas”, “te la mamo”, “ay preciosa”, “sabrosa”, piropos que incluyen nalgada del bicicletero y hasta la levantada de falda, cortesía de algún “abusado” (lo sorprendente es que esto siga sucediendo, sí, en el siglo XXI todavía las mujeres somos víctimas de la violencia y la falta de respeto, y ya no hablemos de las mujeres golpeadas porque es tema para otro post).

Lo cierto es que, aunque los hombres no estén de acuerdo, estas medidas son necesarias para que las mujeres podamos vivir un poco más tranquilas. Y espero que continúen vigentes hasta que los hombres aprendan a respetarnos como seres humanos, como iguales y como mujeres.

7 réplicas:

Kuruni dijo...

Yo le tengo un pánico horrible a los amontonaderos precisamente por eso.

Cuando vivía en Gdl una amiga y yo no nos importaba molestar a los demás SIEMPRE traíamos la mochila en la espalda en un camión atascado. Era una barrera para proteger más o menos nuestro espacio personal. Ella solía decir: "pobrecita mi mochila siempre la andan violando".

EriQua N. dijo...

Estoy deacuerdo en lo que dices, pero creo que formalizar estos vagones da pie a malentendidos como ke si no te kisiste subir a los vagones de mujeres y te manosean, te digan: ay ps para que no te fuiste en el vagon de mujeres?
y ciertamente, esta limitado a 2, en todo caso lo justo seria ke fuese mitad y mitad ya que ademas somos mas mujeres en esta poblacion.
Por otro lado alimenta de alguna forma esa idea de que los hombres no van a cambiar y que en lugar de emplear medidas de prevencion desde tempranas edades, los separamos de las mujertes para ke "se comporten".
Creo ke mas que separarlos, debe seguirse fomentando la ideologia de "no somos objetos" y demostrarla a traves de denuncias y de ponerse los pantalones y armarle pleito a aquel que se tareva a tocarnos. De verdad es una cosa increible, pero cuando te enfrentas cara a cara con tu agresor, frente a todo el vagon, se apenan y hasta se bajan, reconocen su pendejez y se hacen chikitos frente a tu cara.

Chachis dijo...

Denigrante! denigrante!, en verdad los hombres ni se imaginan lo que es un acoso ni siquiera verbal.
Y vaya que ya he hablado de estupideces como que, de pilón, nos digan "putas" por provocar a los hombres por andar de falda... (la Iglesia).
Yo creo que de tus razones, me quedo con el machismo... qué vergüenza! pero así es este país...

Carolina dijo...

Pues a levantar la voz ahí mismo, de frente y a la cara de los hombres que se meten al vagón de mujeres.

Se siente bien hacerlo. Y lo mejor: las demás se animan a apoyar.

Hoy pasó. Eran horas pico, estaba lleno, entró un chavo. En la siguiente estación le dije tal cual:
Mira hay mucha gente y este vagón es de mujeres, cámbiate.

A este sí le dio vergüenza, no dijo ni pío y se salió.

No es el primer caso que veo así. Que haya muchos más. A levantar la voz, mínimo que se respeten los espacios.

lagartija dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lagartija dijo...

Esperemos que, poco a poco, la situación con los hombres abusivos cambie.

Immerheiter dijo...

Saludos.

Estoy de acuerdo en parte con su post, muchas veces como hombres (me incluyo como representante del sexo masculino, pero no como transgesor) faltamos al respeto a los espacios exclusivos y a las mujeres en general, y en que falta mucha cultura cívica en este país.

Por otro lado estoy en desacuerdo con dos de sus teorías, en particular las siguientes:

3. Son transexuales. Sí, a los desgraciados este tipo de medidas los pone en crisis porque ellos aseguran que son mujeres atrapadas en el cuerpo de un hombre.
4. Son homosexuales. Y temen que un hombre les falte al respeto (porque eso sí, gays pero no locas facilotas).


Las cuales considero que no tienen relación con el respeto que ustedes demandan y sí resultan ofensivas hacia los grupos en cuestión.

También estoy en desacuerdo en la manera en que se hace la división. Me ha tocado ver casos en los que los vagones de mujeres van casi vacíos, y los demás van a reventar, y las mujeres se niegan a viajar en los vagones exclusivos so pretexto de que "las mujeres son aun mas salvajes que los hombres".

Creo que lo mas justo sería tener 3 vagones para mujeres, 3 mixtos y 3 para hombres, y que los hombres o mujeres que no viajen con alguien del sexo opuesto, estén obligados a viajar en la sección que les corresponda.

Esta es una opinión, quizá no estén de acuerdo pero creo que es tan valiosa como las otras que están plasmadas en este medio.

Saludos.